viernes, 21 de diciembre de 2007

“Con nosotros, en patinando gana el humor”

El estudio fotográfico está listo. Nuestros protagonistas, también. La sesión se presume un festín de alegría. Un verdadero regocijo para el espíritu. Un sacudón de risa. Florencia, impecable, se acomoda en el centro de la mira del fotógrafo. Polino, con gesto serio, busca su espacio a un costado. Pero falta Gladys… “¡Espérenme que me acomodo las dos colitas!”, avisa desde la puerta, y pregunta: “¿Me puedo llevar esta malla, ¿no me queda buenísima?”. Todos ríen. Allí nomás comienza “la función”. La química perfecta entre los tres se enciende –inmediata– junto al flash, volviendo insignificante la comicidad de cualquier vodevil teatral. Los comentarios entre foto y foto se roban (merecidamente) el pico de rating de esta nota…

Polino: –¡Dale, nena! Apurate, no tenemos toda la vida para vos…
Gladys: –Grrrrr (gruñe, imitando a un león). ¡Polino culiao! (Camina con dificultad, con los patines puestos). Florencia, vos que sos buena, ¡poneme un diez! Ocho nooo, siete tampoco. ¡Diez, diez, diez! (reproduce el gesto con las manos).
Florencia: –¡Diez patadas te vamos a dar! Más vale que empieces a patinar, mi amor…
Polino:–¡Qué va a patinar! Si a ésta no le gusta ensayar. ¡Es una vaga! Vos, Gladys, tendrías que haberte anotado en De bares por un sueño.
Gladys: –¡Polino hijo de pu…! Si me la paso ensayando… ¡Desde las ocho de la mañana! Pónganme dos diez que me tengo que comprar el departamento. ¡Todo por los pobres de Córdoba! ¡Por mí! Vos, Flor, que sos buena… ¡No quiero ir al teléfono!
Florencia: –¿Se imaginan si gana Gladys? ¡A Capristo la internan en terapia intensiva! Ni al mismísimo Pedro Almodóvar se le hubiera ocurrido concretar un encuentro tan disparatado. Siguen las risas…

–En Bailando por un sueño gana el escándalo, en Patinando... ¿gana el humor?
Florencia: –Sí, y más allá de las discusiones, que pueden existir, se hace mucho más llevadero…
Gladys: –¡Acá hay más glamour que en Bailando! Y menos quilombo.
Polino: –La gente la pasa mejor con nosotros. Hacemos chistes, nos reímos, y los participantes se enganchan. Aparte estamos más cerca de ellos. ¿Viste que en Bailando ni se pueden cruzar en los pasillos? Lo nuestro es distinto, nos vemos y nos preguntamos cómo andamos, qué tal la familia… Podemos salir a comer juntos. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, y si te creés el rol de Corte Suprema estás mal… ¡a terapia urgente!
Florencia: –Yo no me creo el poder ni nada de eso. Y para mí es más difícil puntuar que bailar. Porque no quiero herir sensibilidades.

–¿Tan difícil es ser jurado?
Polino: –Es toda una responsabilidad. Porque estás poniendo un punto, y de eso depende la continuidad laboral de alguien, y un sueño. Hay que prestar mucha atención a esas cosas.
Florencia: –Sí, es muuy difícil. Me gusta aconsejar, con buena onda, pero no desde un pedestal de sabelotodo.

–Pero a Gladys la acusan de no patinar…
Florencia: –¡Y se lo seguimos diciendo!
Gladys: –Me acusan de que no patino, que me la paso de restaurante en restaurante, que tomo café, que chupo…
Polino: –A vos habría que hacerte un test de alcoholemia antes de salir a la pista.
Gladys: –Polino sos un guacho. La más buena es Florencia (la abraza).

–¿Tan malo es Polino?
Gladys: –¡Más que Reina Reech! El otro día la mamá de Wanda decía “hay que ayudarla a Florimonte, porque es alcohólica”. ¡Todo por culpa de él! Y en Sunset me gritaban borracha…
Polino: –Eso es porque te ponés a perseguir a los pendejos…
Gladys: –Noooo, a mí los pibes me a–co–san. Me abrazan, me quieren besar. O están todos enamorados de mí, o me quieren tocar porque estoy cerca de Tinelli.

–¿Hay participantes favoritas?
Polino: –No, nada que ver…
Florencia: –Acá no hay favoritos, pero no a todos se los mide con la misma vara. Hay que tener contemplación sobre algunas chicas. No todas son Capristo y Fava.

–¿Hay celos de Wanda? Dicen que le perdonan las caídas porque es la más simpática…

Polino: –Si hay celos no sé, pero se cayó una sola vez la chica. Tampoco sé si es la más simpática. A algunos les parece que la más divertida es Florimonte, y a mí me aburre terriblemente.
Gladys: –¡Culiao!

–Jésica Cusnier se quejó porque a determinadas chicas les castigan los errores más que a otras…
Florencia: –Que Cusnier se baje del patinador antes de quejarse, ¿okay? Ella habla pero acá hay que patinar, mi amor. También están como locas con las que se abren de piernas. Pero a la que no le guste algo que se queje ahí, no después…
Gladys: –Igual, te digo, hay muchas que se abren de piernas, pero ninguna hace las figuras que hago yo… ¡eso te lo puedo asegurar!
Polino: –Callate vos, vaga de mier… Más allá de todo, lo que a mí me parece es que nosotros somos un jurado más real. Estamos como mejor de la cabeza… Y tenemos más humor y juventud. ¿Qué más se puede pedir?
Gladys: –Yo sé qué… ¡un diez! Florencia de la Ve, Gladys Florimonte y Marcelo Polino: cada uno a su manera, los reyes del humor en Patinando por un sueño.
Y esta historia continuará…