lunes, 9 de abril de 2007

Daniela Urzi en Revista Luz

De mirada inquietante y vasta trayectoria, es sin dudas un referente mundial de la belleza argentina. De paso por Buenos Aires para visitar a sus afectos -entre ellos su novio, el empresario Pablo Cosentino- habló con LUZ sobre su trabajo, el mundo de la moda, su costado solidario y sus planes de formar una familia.

Una extraña e interesante belleza emana esta súper modelo argentina que triunfa en todo el mundo. Grandes casas de moda y cosmética, entre ellas Hugo Boss, Roberto Cavalli, Ungaro, Victoria´s Secret, Armani, Nivea y Revlon la eligieron para que sea la cara de sus campañas publicitarias. Hoy, luego de varios años de estar instalada en el exterior, se confiesa enamorada del empresario Pablo Cosentino, razón por la cual viaja cada vez más seguido a Buenos Aires. Entre arrumacos y visitas a su familia, no piensa abandonar las pasarelas, pero planea dedicarse en un futuro a diferentes actividades. La música, la arquitectura o mismo la actuación de la mano de su amigo Adrián Suar, se encuentran en el abanico de posibilidades que no le dejan respiro a esta manequin de 28 años. Es más, una fundación para chicos en situaciones extremas es hoy su nuevo y quizá más preciado proyecto en el país.

-¿Qué te llevó a ser una modelo top internacional?
-Creo que fue la perseverancia. Hay muchas modelos que se van del país y vuelven muy rápido. Yo me fui y tuve mucha paciencia, además suerte porque me fue súper bien desde el principio. Desde que comencé, mi trabajo fue mi pasión y luché por eso. Quise ir más allá de lo que se podía hacer en el país.

-¿Qué cualidades debe tener una modelo si quiere seguir tus pasos?
-El mercado se transformó mucho en los últimos 10 años. Antes, en la época de Claudia Schiffer, nombraban a una modelo casi al mismo nivel que a una estrella de Hollywood. Pero internacionalmente eso cambió. Hay muchísimas manequins y es muy difícil que alguna llegue a tener un nombre importante en el mundo de la moda.

-¿Cómo hacés para tener los pies sobre la tierra trabajando en ese ambiente?
-¿Sabés lo que pasa? Cuando vos tenés una familia, un grupo de trabajo y de amigos sólido y honesto, creo que el resto no te suma ni te resta nada.

-¿Cómo ves la moda en la Argentina?
-Creo que hubo un cambio abismal. Desde el año pasado, en que por cuestiones personales empecé a venir más al país y vi un poco más de moda argentina, descubrí en Palermo una zona que no para de evolucionar, donde hay un montón de marcas nuevas.

-¿Qué diseñador elegís para una fiesta?
-Para vestirme de gala me gusta muchísimo Alexander McQueen. Para algo más tranquilo, Balenciaga.

-¿Y para todos los días?
-Elijo las marcas alternativas. No me compro ropa que usa todo el mundo. De acá, por ejemplo, visto los jeans de Ossira y el resto de la indumentaria es de firmas que no son tan conocidas.

-¿Qué opinás de la movida anti anorexia que hay hoy alrededor de las modelos? El año pasado pesaron a las chicas antes del desfile de la pasarela Cibeles.
-Me parece muy buena, por la conciencia que genera, porque ayuda a prender un alarma. Pero ojo, hay modelos que son flaquísimas y sin embargo están muy bien físicamente, son sanas y no tienen ningún tipo de problemas.

-Vos trabajás con tu imagen. Supongo que necesitás mucha fortaleza para no caer del otro lado de ese límite, que es muy finito y que lleva a muchas chicas a caer en trastornos alimenticios.
-A mí no me pasa. Yo nunca tuve problemas. Como muy bien y muy sano, pero mi contextura física es delgada. De hecho, me cuesta mucho subir de peso. Pero sí he visto a muchas modelos flacas con aspecto no tan saludable, a las que obviamente algo les pasa. Y hay que tener cuidado porque muchas adolescentes nos toman como modelo de vida y en realidad no debería ser así: cada una es como es y se tendría que aceptar a sí misma como la naturaleza la hizo.

-¿Estás pensando en dejar las pasarelas?
-No, no, en absoluto. En abril empiezo a hacer la campaña mundial de Rolex y eso es buenísimo para mi carrera. Igualmente estoy intentado priorizar mucho más otras cosas. Si estoy acá trato de desocuparme temprano y estar más tiempo con mi abuela, algo que antes no hacía.

-¿Cómo es tu relación con la música? Hace poco algunas revistas te mostraron como DJ.
-No soy DJ. Lo que yo hago es completamente distinto. Armo sets de música en mi computadora. ¿Por qué? Porque soy una apasionada y me encanta. Cuando viajo me paso horas en disquerías escuchando nuevos artistas. Me gustan mucho las melodías electrónicas y el hip hop.

-¿Sos amiga de Adrián Suar y que ya te tentó en alguna oportunidad para que actuaras. ¿Te gustaría hacerlo en algún momento?
-Es algo que me llama la atención. No sé si me gusta porque todavía no lo experimenté. La verdad es que como mi trabajo ocupa un lugar tan importante en mi vida actual, todavía no tengo el tiempo para probar. Pero tal vez lo haga en algún momento. Creo que cuando algo te llama la atención, tenés que intentarlo y después ver si te gusta. Eso es un poco lo que me pasó con la música.

-¿Qué otro hobby tenés?
-La arquitectura. Soy muy creativa y tengo muchos proyectos relacionados con ese tema. Ahora estoy ayudando a alguien a hacer una casa, por ejemplo. También estoy construyendo algunas viviendas en Punta del Este. Antes pasaba por un kiosco de diarios y compraba las revistas de moda. Ahora, si bien también las leo por mi trabajo, me llaman más la atención las de decoración, diseño y arquitectura.

-¿Tenés un costado de empresaria?
-Ahora justamente estoy yendo a ver departamentos para tener mi propia oficina acá. Me interesan varias cosas, este año surgió la posibilidad de sacar un disco de música electrónica. Hay muchos proyectos que se pueden dar.

-Sos una persona inquieta.
-Sí, muy inquieta.

-¿Sos enamoradiza?
-No soy enamoradiza, me gusta conocer a una persona en profundidad y mantener una relación estable.

-¿Te gustaría formar una familia?
-Me encantaría. Este es otro proyecto que tengo.

-¿Lo ves lejano?
-Mi trabajo me exige, pero... mucha gente cree que para empezar una cosa nueva tiene que terminar otra y las cosas no son así. Obviamente, por un tema de contratos con Nivea y Rolex, este año no podría tener hijos. No soy una irresponsable.

-¿Cómo te imaginás como mamá?
-Soy de proteger muchísimo a la gente que quiero, me preocupo por si están bien o no.

-Ya que viajaste tanto, ¿con qué características de distintas latitudes conformarías el hombre ideal
-A mí me gusta que el hombre sea apasionado, que es una característica de los latinos en general. Al hombre francés lo veo un poco sucio (risas). El americano es muy estructurado. Cada uno de esos dos ejemplos tiene cosas que no van con mi cultura, por eso prefiero al hombre latino.

-¿Qué cualidades debe tener un hombre para ingresar en tu círculo de afectos?
-Lo más importante es la honestidad, la humildad, la sensibilidad y el sentido común.

-¿Qué cosas hoy te preocupan?
-Hoy por hoy más que nada mi familia. Mi abuela tiene 90 años y tiene sus molestias. Ayer, por ejemplo, la llevé al oculista. Por muchos años mi prioridad fue el trabajo y hoy me detengo más en mis afectos.

-¿Estás armando una fundación?
-Yo tengo una amiga que es psicopedagoga y con ella estamos ayudando en el hogar Don Orione de Tigre. Allí hay varias chicas que llegaron por abandono o violencia familiar o psicológica. Un día fuimos a leer unos cuentos y llevamos unos lápices para que hicieran unos dibujitos y una nena de 6 años me dice: ‘¿Qué es una casa?’. Ahí nos dimos cuenta que está bien que reciban educación, pero el problema es más grave, es por eso que surgió la idea de la fundación. Aunque todavía no tiene nombre, ya estamos con todos los trámites. Por la zona hay muchas villas y la mayoría de las nenas vienen de ahí. Cuando salen del hogar, se sienten perdidas y vuelven a la villa. Y ahí les pasa lo mismo que le sucedió a muchas madres… están en una situación más propensa a quedar embarazadas muy rápido o a aferrarse a una persona porque no saben qué hacer de su vida y puede ocurrir, que el día de mañana, si tienen un hijo no lo puedan mantener y éste repita su historia. Eso es lo que quiero evitar. Así que estamos tratando de mostrarles a las chicas de 16 y 17 años que puede haber otro mundo. Vamos a intentar conseguir becas para las que quieran seguir estudiando y me gustaría tener reuniones con empresas de la zona para ver si les pueden dar empleo de medio día. Hay una dirección para quienes deseen ayudar que es www.danielaurzi.com/fundacion

-Sé que no te gusta hablar de tu vida privada, ¿pero qué nos podés decir de Pablo Cosentino?
-Evidentemente es mi pareja, hace 6 meses que estamos juntos y me siento muy estable y muy pero muy feliz.