viernes, 13 de abril de 2007

Entrevista y Fotos de Dallys Ferreira en Hombre


Cómo te sentís después de haber ganado el concurso de Diosas H?
-Estoy sorprendida por haber ganado, me anoté sabiendo lo que iba a significar para mi carrera, aunque no creí que pudiera ganar. Ahora me estoy dando cuenta de lo que mueve el concurso, estoy muy contenta de haber sido yo la que se llevo la corona.
-¿Y ahora que sos la Diosa H, los chicos se te tiran más?
-No me veo como nada de eso, yo a veces juego con mi figura y voy insinuando, pero la verdad es que no me considero ninguna diosa. Pero es verdad que ahora con los chicos pasa algo más, sí! Además ellos fueron los que me hicieron ganar, porque en la consagración me alentaban, como si fuera una hinchada de fútbol, se la pasaban gritando y eso me daba mas seguridad para salir y desfilar.
-¿Y vos sos de gritar?
-Jejejeje, si yo soy muy pasional, pongo toda la garra en el campo de juego. Yo me definiría como muy dominante, me gusta tener el control. Aunque a veces es verdad que me gusta variar y que me agarren, que me dominen a mi, pero para eso necesito de un machote que sea bien hombre y me diga "vení yegua" y esa onda. Para eso necesito un tipazo…
-¿El tamaño tiene algo que ver?
-No, más que el tema del tamaño, lo que importa es la actitud, me gusta quien esté conmigo sea bien hombre. Creo que más que si es grande, es importante cómo usa lo que tiene. La actitud, la química en la cama siempre es lo más importante.
-¿Tu novio que dice de todo esto?
-Él está contento, está feliz. Estuvo viendo todos mis desfiles y le encantaba ver cómo me iban ovacionando, me aplaudían y se puso muy orgulloso. Además él se llevó el regalo especial…
-A vos ya te tenía, ¿cuál fue el extra?
-Es verdad que a mí ya me tenía, pero ahora me tuvo con la remera de Hombre, la de ganadora del concurso, con la coronita y todo vino el momento del regalo. La verdad es que estoy muy contenta con mi novio argentino, es un representante perfecto de la masculinidad argentina y cumple siempre, no estoy pensando en cambiarlo eh!
-Entonces a él le entregás todo…
-Bueno, no hay que entregar todo de una, porque si no después no hay intriga, no hay misterio. Algunas cosas hay que ir guardándose para generar un poquito de expectativa, porque esto es como un juego, y hay que ir por todo el campo de juego, a veces gano yo y otras veces gana él. Nuestro tanteador va cambiando, dos a uno él o dos a uno yo…pero siempre en el mismo arco.
¿Y nunca vas a abrir el "arco" de atrás?
-El encanto es que vamos cambiando de canchas. Nuestra fantasía está en hacerlo en distintos lugares, con distintas camisetas, lo que nos calienta es ir de visitante a algún lugar. Sobre lo del arco de atrás, te digo que tal vez pase el tiempo y él vaya sumando puntos y cuando gane el campeonato pueda ser que se le dé…