domingo, 18 de marzo de 2007

Evangelina Carrozzo en revista Hombre

Veran las fotos de Evangelina Carrozzo junto con la entrevista que le realizaron en revista Hombre.

Al final, la pasión por el carnaval te pudo... -Sí, no lo cambio por nada; en el verano me quedo en Gualeguaychú para salir con la comparsa de Kamarr (en árabe quiere decir “luna”) como la reina del carnaval. Al finalizar la temporada, entregaré la corona a quien le toque ganar en esta oportunidad.


-¿Te tentó el gran Gerardo para ser una “chica Sofovich”?
-Lo bueno fue que todos me quisieron tener, con distintas propuestas, claro; pero la verdad es que el carnaval me atrapa mucho.
-¿Cuál es el espíritu de una buena carnavalera?
-Lo fundamental es sentirlo bien adentro: que la música te llegue tanto al cuerpo que termines bailando solo, como por inercia de alegría. Además, el rol del público es clave, te incentiva mucho; digamos que es una buena combinación lo que vivo como carnavalera y lo que el común de la gente transmite. ¡Ni qué hablar de que al hacer tu pasada te sentís la más linda del mundo!
-¿El mejor piropo a pura comparsa?
-No fue un piropo, fue una verdad. Una vuelta me gritaron: “Flaca mentirosa, el relleno del corpiño es demasiado; ¡dejá de chamuyar!”. Por eso ataqué el problema donde había que hacerlo y, como todos ya vieron, lo solucioné. Me acuerdo que me tenté mucho cuando me dijo eso y le contesté que tenía razón; tenía como cinco kilos de algodón en cada lado... De verdad, hace mucho tiempo que quería lolas nuevas.
-¿Se convirtió en tu mejor atributo?
-No sé, pero me hace sentir mucho más segura y estéticamente hablando, es lo que me faltaba para verme completa: con linda cola y buenas lolas. Además, ahora el traje se lucirá mucho más que antes. Digamos que soy una chica armónica.
-De tanto carnaval, ¿sos de apretar el pomo?
-Para hacerlo no hay que ser carnavalera exclusivamente. Ojo, ese
comentario me incluye entre las que les gusta apretar el pomo. Y, como bien saben, en Gualeguyachú todo el año es carnaval, así que lo aprieto todo el tiempo. Prefiero un poco más la temporada de mayor calor, así que en primavera y verano me levanto un poco más que en otro momento. El invierno y el frío me bajan la libido. Eso sí, el ser la reina del carnaval es una casualidad, pero me encanta que en la cama me traten como una reina, porque a mi pareja la trato como mi verdadero rey. La idea es que se respete lo que ambos queremos y eso va variando con el día y el momento vivido. Sepan que durante el carnaval voy a ser una chica solita, sin novio.
-En modalidad, y no por ser perra, ¿a quién te parecés más, a Carrozzo o Narrizota?
-A Carrozzo, obviamente. Me acuerdo que siempre hablaba pavadas y ésa soy yo; vivo colgada y me encanta tener ganas de pasarla bien y divertirme.
-Algo fundamental de la previas en las comparsas, dicen...
-Participé de todas, pero no me da para tomar alcohol; si lo hago, no puedo bailar. Me pasó una sola noche, en 2005: como estaba contenta, le di a unos tragos y después no sabía para qué lado salir. Soy torpe sin tomar, así que chupada soy un desastre!!! Recuerdo que en el circuito me resbalé y quedé mirando al piso en cuatro, con mis tacos aguja apuntando al cielo.
-¿Te gusta quedar en cuatro?
-No soy de optar siempre por lo mismo, porque la rutina me aburre. Digamos que soy una chica sexualmente activa, de proponer y también saber esperar, según el día. Soy de ir tanto al frente que de vez en cuando bajo un poco el ritmo para ver qué onda el otro: si se tira a pancho o le pone algo de actitud. No tengo idea de cuántas posiciones probé, pero varias seguro, aunque nunca en una carroza. Gualeguaychú tiene muchas opciones al aire libre y cerca del río es una opción para recomendar. -Como para decirte: “Barrilete cósmico, ¿de qué planeta bajaste?”...
-Jajaja!!! Algo así. Nunca me lo habían dicho, así que bienvenido el comentario. Además, tiene algo que ver con Maradona, ¿no?
-Sí, claro. Y este barrilete, ¿viaja por autopista o colectora?
-Elijo lo tradicional: pago mi peaje tranquila y listo, aunque nadie zafa
del intento de atravesar un nuevo camino. El varón siempre lo pide.
-¿Hasta dónde entregás?
-Cuando estoy bien, soy de las que conservan eso de “primero el amor y después la cama”; por eso, hago lo que me gusta. No llego a tener sexo si no hay amor, tomado en el sentido de conocer previamente a tu pareja. Y cuando me engancho con alguien, no tardo tanto: “vamo’ pa’ frente” y listo, pero sin dar el primer paso.
-¿Elegís tragar o escupir?
-Tragar ni en pedo...
-A Carlitos Balá le debés el “¿qué gusto tiene la sal?”.
-Dicen que la sal es salada, que yo sepa...
-Si así fuera, te diría: “Carnaval toda la vida y una vida (noche) junto a vos”.
-Nunca me tiraron algo así y para una carnavalera como yo cae diez puntos. Si alguien me encara con eso durante el verano... ¡¡¡uf, qué sé yo!!! Con esa frase, Hombre podría convertirse en mi inspirador de esta temporada.
-Nobleza obliga: “Si no hay galope, se nos para... el corazón!!!”.