miércoles, 28 de marzo de 2007

Ivana Saccani en Revista Hombre

Fotos y la nota que le realizaron a la modelos Ivana Saccani para revista Hombre.

De dónde salió tu apellido?
-Es bien italiano, pero no sé de dónde exactamente, porque del lado de mi mamá también son de allá. Tengo raíces en Parma y Sicilia.
-Sos medio “Saccani” entonces...

-Naaa, una es muy tranquila y a veces, demasiado. Muy responsable con el trabajo, porque me tomo las cosas en serio: hago gimnasia, voy a la peluquería y siempre estoy hecha una lady.
-¿Cuándo es demasiado?

-Cuando exploto, porque una va aguantando lo que le pasa y se lo va callando; ojo, medio que me culpo por mi forma de ser. Me gustaría tener más carácter para imponer mi posición, pero soy muy sensible y todo me afecta mucho.
-Es que sos chiquita todavía...

-No te creas, ahora que crecí un poco -recién llegó a la mayoría de edad: tiene 21- estoy cambiando; además, hace siete años que trabajo como modelo.
-¿A ver? En lo emocional, ¿de 1 a 10?

-Un 8, porque estoy contenta con mi trabajo, una ve los frutos de su carrera y la verdad es que no tuve un ascenso improvisado, el cambio fue paulatino y no de un día para el otro. Me acabo de casar y estoy con un montón de proyectos.
-¿Cuánto es “acabo”?

-Apenas ocho meses, pero con Seba -Estevanez, el actor- convivimos casi dos años.
-¿Continúa la luna de miel?

-Algo así sigo viviendo, pero aquel momento fue muy especial. En los sentimientos digamos que sí, sin duda.
-En el amor, ¿de 1 a 10?

-Estoy bárbara (¡¡¡sííííí, tampoco tenemos dudas, aunque sí una!!!) y un 10 sería mi calificación; aunque parezca mucho, refleja mi estado en el amor... Uno va aprendiendo de lo que va haciendo y hoy muchas chicas ni piensan en casarse tan jovencitas, porque es un compromiso para nada típico como lo era antes.
-Hablando del 10, parecés el Diego: “uno” tal cosa o tal otra...

-Jajajaja!!! No me había dado cuenta, pero lo voy a tomar como un detalle positivo.
-¿Te gustaría ser el Diego de las modelos?

-Sería un honor, porque todas aspiran a lo máximo en lo que uno hace.
-No parecés muy común, ¿de dónde sos?

-De Junín, en la provincia de Buenos Aires, y siempre mantuve mucha conexión con mis amigos.
-El alcohol es una fija en los del interior...

-Lo hice sólo de chica, en los boliches.
-¿Fernetera?

-Naaa, siempre me volqué para el lado de los daiquiris.
-¿Qué extrañás de la vida de soltera?

-Desde chica siempre fui muy independiente y lo sigo siendo. No hay nada que diga “¡guau, lo que me estoy perdiendo!”, porque hoy nada me lo impide.
-Pero ya sos una señora, ¿te gusta que digan así?

-Todavía no me acostumbro y me hace sentir como vieja, pero me lo tomo con gracia. A los 21 ¡soy una joven señora!
-Vendés una imagen de re-tranqui, ¿qué te divierte?

-Me encanta tomarme tiempo con mis amigas, ir a tomar algo o al cine. Ah! Con las chicas queremos aprender baile, alguien que nos enseñe un poco de todo...
-Tengo una lista enorme de lectores de Hombre que se ofrecen para hacerte bailar.

-¿Por qué no? Acepto, porque todavía no encontramos a nadie bueno.
-¿Tips de modelo?

-No entiendo la pregunta.
-Por ejemplo, las modelos se casan con chicos lindos...

-Pero no pienso así, no me enganché con Seba porque es lindo y conocido. ¡Flasheé!, se dio así y, además, nunca me enganché con un conocido.
-¿Buscamos en los archivos de Junín?

-Tuve tres, todos de allá y cuando era chiquita.
-No perdiste el tiempo. ¿Primera vez?

-En Junín no.
-¿Bautismo porteño?

- De eso no voy a hablar.
-Ok. ¿Mejor piropo?

-No me acuerdo.
-¿No te miran por la calle?

-De a poco siento que me conocen.
-Pero.., ¿no te miran con ganas?

-Un poco sentís las miradas, pero tampoco voy a decir lo de las vedettes...
-¿Qué te gusta de tu cuerpo?

-Mis ojos.
-¿Y a los hombres?

-La boca, porque se destaca sobre el resto de la cara: es fuerte y grande...
-¿Ratonera?

-No sé, eso queda para los demás.
-¿Y a Seba qué lo vuelve loco?

-Todo, pero no nos copa contar nada de nuestra intimidad.
-¿La pasión dura?

-Si uno hace bien las cosas, puede ser así toda la vida.
-¿Besarías a alguien que no fuera tu marido?

-No, por nada del mundo.
-Pero Seba lo hace...

-Claro, por trabajo. Al principio fue difícil entenderlo y me daba muchos celos, pero la confianza fue importante. A uno le da cosita a veces, igual confío en él tanto que este año pude ver la novela y hacerle algunas críticas.
-¿Cómo te desquitás?, ¿mostrando la cola en la pasarela?

-El también tuvo que aprender muchas cosas, pero nunca me presionó. Es más, la primera nota de Hombre le encantó.
-¿Se ratoneó?

-No sé, la pregunta es para él.
-¿Nunca te pidió que te pusieras algo de un desfile?

-No te voy a decir nada.
¿Cómo es una buena noche a pura intimidad?

-Me gusta llegar a casa, encontrarme a Seba con una linda comidita con velas, una flor en la mano, que me diga “te amo” y el resto se lo dejo a los lectores, que saben perfectamente qué tendrían que hacer.